domingo, 24 de junio de 2012

Verguenza ajena






Bueno pues ya hemos ganado a Francia al furgol, ya podemos sacar pecho en lo único que somos mejores, en deporte...
Pero del deporte no se come, solo comen unos pocos; el deporte solo es una dosis de opio, que hace olvidar por un efímero momento la verguenza de pais que tenemos. La verguenza de sistema corrupto, que alimenta y consiente la "cleptocracia".

Tenemos, eso si, mucha dignidad para molestarnos porque en otros paises se rian de nosotros a traves de unos guiñoles. Para eso si nos unimos. Y nosotros si podemos reirnos de cualquiera porque para eso somos muy graciosos. Yo si, tu no...
Me averguenza ser español. No me siento representado para nada y quiero pensar que no soy el único.
Para vivir tranquilo y en paz y poderse reir de los demas, hay primero que saber reirse de uno mismo.
Si no, se es un reaccionario ignorante.
Si sabes reirte de ti mi mismo, nada te afecta, nada te daña, pero aqui somos muy dignos.

La dignidad y el concepto de pais creo que son otras cosas...
Preferiria que no se nos conociera en absoluto por el deporte y nos ganaramos el respeto de otras maneras.
Preferiria que fueramos como en los paises nordicos por ejemplo, que no son nada cachondos ni se comen una rosca en los deportes, pero no tienen millones de parados, ni cientos de miles de politicos corruptos, con un sistema social bien organizado, una cultura medioambiental bien definida. Gente educada y respetuosa, humilde y sencilla.

Hemos ido de mal en peor, ahora hemos pasado del esterotipo del toro y las castañuelas a que se nos conozca por ser un pais en el que todo vale, en el que somos destino de paquetes turisticos de fin de semana para venir aqui a desparramar, porque aqui el comercio sexual, alcoholico o drogadictico es facil y economicamente muy accesible. Verguenza ajena siento...

Verguenza y pena tambien porque las mafias del este o del oriente proximo esten perfectamente instaladas por todo el levante porque aquí encuentran cobijo y calorcito, como los hongos, para nacer, crecer y desarollarse.

Y no me vale que hechemos balones fuera y que se busquen casos o paises peores, porque eso es huir de la realidad, sin aportar nada.
Miremos nuestro ombligo lleno de pelotillas y dejemonos de buscar defectos en los demas. Eso no arregla ni limpia nuestras miserias.

Pero de todo esto no tenemos toda la culpa los ciudadanos, la culpa la tiene en gran parte un sistema educativo patético, como tantas otras cosas... La culpa es que tenemos una monarquia parlamentaria que es pura imagen. Un sistema democrático blindado para favorecer la cultura del dedo, que no representa justamente la opinon de los ciudadanos. Un poder judicial nada independiente, que favorece al criminal, al ladrón y al chivato, porque lo que manda es el dinero rápido y fácil.

Pero que no tengamos toda la culpa no quiere decir que no seamos participes de ello de alguna manera; tenemos lo que nos merecemos, igual que en la television.
Nos lo merecemos por seguir participando de ello, por ningunear a los colectivos y plataformas alternativas como el 15M, porque en el fondo y siento tenerlo que pensar, nos mereceriamos otros 40 años de dictadura, pero traquilos que al paso que vamos nos la vuelven a colar, de hecho maquillada y sofisticadamente nos la estan colando ya.
Nos lo merecemos y nos esta bien empleado y ahora no tenemos derecho a decir ni mus si nos tienen que prestar dinero y nos tengan que decir desde fuera lo que tenemos que hacer.

Ya casi no nos queda ni el recurso del pateleo, porque cada vez nos estan recortando más la libertad de expresión y del pan y circo ya solo nos queda el circo, porque hasta el pan nos estan quitando.

¡Yo soy español español español, campeones!... y una mierda que se coman como el toldo un circo.


2 comentarios:

  1. Discrepo en dos cosas, Deivid; en lo de cambiar el cachondeo de los españoles por el soserío de otros europeos, y en que se trate de que los franceses no puedan reirse de nosotros y nosotros de ellos sí, aunque es verdad que aquí hay gente orgullosa en el sentido negativo de la palabra a la que no le puedes decir nada porque se pican. El famoso guiñol de los franceses no tiene ninguna gracia (y además es una acusación) porque se basa en medias verdades o mentiras (lo del clembuterol de Corredor lo han extrapolado a todos los deportistas españoles), además los muñecos están muy mal hechos, todo sea dicho. Y sabes que yo me río de mí mismo y no soy nada orgulloso. Por otra parte se que es absurdo y vergonzoso el sentimiento de identificación patriótica que nos entra a muchos en estos momentos, y que todo ésto sea porque meten una pelota en una portería.

    Carlitos Brown

    ResponderEliminar
  2. Un mal dia lo tiene cualquiera, y releyendo esta entrada no cabe duda que la escribí en uno de esos días...
    Aunque fuí bastante crudo y acido, no me retracto absolutamente de nada de lo que dije, excepto de una cosa...
    espero que jamás tenga que repetirse un fratricio tan espantoso como fue la guerra civil española y por supuesto los 40 años de represión y atentados contra los derechos fundamentales que consiguieron sumirnos en un estado de constante lucha entre compatriotas que aun no hemos superado, además de suponer un retraso tan inmenso con relacción a los otros paises de nuestro entorno.

    ResponderEliminar