viernes, 2 de marzo de 2012

Revolución-Movilización.


http://politica.elpais.com/politica/2012/02/29/actualidad/1330549917_257419.html

Una vez más, la historia se repite.
Cuando la situación social empeora, y los políticos se separan demasiado de las necesidades de la gente, el pueblo se tiene que revelar.
Y como casi siempre, son los jóvenes quienes tienen, además de la fuerza y la energía, una especie de responsabilidad moral,  para impulsar las reivindicaciones, pedir cambios y avances.
En todas la épocas han sido los jóvenes los que han salido a las calles y han tomado las universidades para hacerse oír y respetar.
En estos tiempos, de la información y la fácil movilización de la gente, a través de las nuevas tecnologías, las cosas se suceden más rápido de lo que parece.
Estamos asistiendo estos días a un momento histórico, pues como no podía ser de otra manera, la juventud se ha tenido que poner en marcha.
Y como siempre, lo único que el estado sabe hacer, cuando no tiene argumentos, es reprimir y oprimir esas voces con violencia.

Hacía falta ya un poquito de acción.
La tomadura de pelo está llegando a limites intolerables.
Y esta vez coincide que lo que más le puede importar a un joven, es el sistema educativo, y que por ello están doblemente implicados. Pero a todos nos afecta, todos tenemos que estar con ellos, en mismo barco, por que la educación, es una de las cosas más importantes para un país.
Y por desgracia el sistema educativo que tenemos es lamentable, poco menos que patético.
Quiero romper una lanza en favor de las generaciones de jóvenes que tenemos actualmente. No son mejores ni peores que en otros momentos de la historia. Son simplemente la sangre nueva que reemplaza a la vieja.
La sociedad tiende a menospreciar y tachar a los jóvenes de parásitos, vagos y todo tipo de adjetivos despectivos; como la nueva moda de llamarlos actualmente, "generación ni...ni...".
Creo tremendamente injustos ese tipo de difamaciones.
 Los jóvenes actualmente tienen un panorama muy complicado. Una realidad social que les a tocado vivir, de las más difíciles de la historia.
El sistema los pretende tener atontados, con teléfonos, consolas y aparatos...
Pero las cosas se están poniendo feas, para los políticos.
Su desprestigio, se lo han ganado a pulso y la sociedad está harta.
El circo se les cae por momentos y los jóvenes a empezado a tomar las calles...

Hacía falta ya un poquito de Revolución


http://politica.elpais.com/politica/2012/02/29/actualidad/1330549917_257419.html







2 comentarios:

  1. Pues si, hay una generación perdida, chavales entre 20-30 años que no han trabajado aún, preparados, cualificados, que no es que no sepan qué hacer con su futuro, sino que ni siquiera saben qué hacer con su presente, que además, es cada día más negro. No son los responsables ni los culpables de su situación, probablemente, la única salida que les quede sea irse fuera, como aquellas generaciones de trabajadores de la postguerra que marcharon a Alemania, a Suiza, a Argentina, a salir adelante. Cuando nos hagamos mayores, no habrá generación que nos cuide, ni nos pague pensiones a los que hemos tenido la suerte de trabajar(acaso es una suerte trabajar? o un derecho básico?).
    Kitty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que el trabajo debería de ser un derecho básico, como lo deberían ser tambien la vivienda, la sanidad... y lo que es más grave e indignante, los derechos básicos humanos, que se violan diaria e impunemente en todo el mundo.
      Por desgracia, son una utopia para millones de personas. Pero los que manejan el pastel desde arriba, se pasan estos derechos básicos por el forro de los c.....s. Todo es imagen, los derechos humanos son una mentira, una tomadura de pelo. La crisis sistemica que atravesamos es global, y la transición va a ser larga y dificil.
      Gracias Kitty por tu aportación, me alegro que hayas participado...

      Eliminar